AL FONDO LA CATEDRAL

palentina

viernes, 17 de octubre de 2008

San Segundo-Avila-

San Segundo

El templo de San Segundo, antes llamado Santa Lucia, y después San Sebastián, junto al río Adaja en la parte en que este baña más de cerca los pies de la muralla, es un Santuario de marcado sabor apostólico. Con una tumba en su interior de Santa Barbada. San Segundo se ha dicho, que “aparece como un arca misteriosa venida río a bajo y detenida entre los árboles de la ribera”. Y en efecto, el templo esta escondido frente a los torreones almenados, frente al imponente cubo de la muralla. En aquel lugar, o en otro templo cercano (tal vez el de San Lorenzo) cuentan las viejas tradiciones un hecho asombroso. Dice Antonio Veredas en “Ávila de los Caballeros” que por el estilo de la leyenda de Santa Barbada, se cuentan otras semejantes en diversos lugares, tales como lo de la joven Bengoa en Arriola y la “bella mallorquina de Raimundo de Lulio”. Seamos crédulos y admitamos que la leyenda tiene visos de verosimilitud y que no fue inventada por algún Arcipreste. Al menos tenemos los vestigios fiables de una lapida sepulcral, y un relato gravado en piedra, en el templo de San Segundo.

domingo, 12 de octubre de 2008

LOS CUATRO POSTES

En el corte sinuoso de una colina, extramuros de la ciudad de Ávila, se destacan cuatro esbeltas columnas románicas. Se encuentran coronadas por blasonadas cornisas que ostentan esculpidos en su granito los escudos de armas de Ávila. En su centro una cruz de piedra, al igual que esas cruces de termino sembradas por toda Castilla, para gravar en el alma el recuerdo perpetuo de la pasión del Señor. Cuando el sol se retira lento hacia su ocaso, después de encender el cielo con luces cegadoras que el río Adaja devuelve en chispas de oro se ven auroleados “Los cuatro Postes” por el tinte rojo del crepúsculo, haciendo de este relicario del arte un cuadro de infinita belleza. Bordeando este promontorio, se tienden las calzadas romanas, sus piedras contemplan momentos emotivos. Ante sus columnas pasó un triste día de noviembre el fúnebre cortejo que traía los restos del Príncipe D. Juan. Junto a su cruz, dio Teresa su último adiós a su cuna al intentar huir a “tierra de moros”
Se llama Avilés en esta tierra el que mas hábil- es para la guerra.

jueves, 2 de octubre de 2008

Curro Romero



Con los toreros artistas, pasa lo mismo que con los futbolistas artistas, que para verlos en su "salsa"a cualquiera de los dos, hay que ir muchas tardes a verlos, pues generalmente no se prodigan demasiado. En cuanto a las corridas de toros creo que yo he tenido mucha suerte en el sentido de haber visto grandes faenas a toreros que como Curro Romero, no se prodigan demasiado y, hay mas ocasiones en que sale de la Plaza entre almohadillas, que por la puerta grande, pero que cuando esto sucede, es totalmente apoteósico, ya que cuando este torero esta inspirado, su faena queda gravada en la retina del espectador de tal manera que nunca podrá olvidarla. Corría el año de 1.967 y se celebraba en Madrid la Feria de San Isidro, el cartel lo componían Diego Puerta(Diego valor) Curro Romero(El Faraón) y Paco Camino(El niño sabio de Camas) un cartel con tres toreros sevillanos. Bueno, pues la tarde anterior a esta corrida,Curro Romero se negó a matar un toro y salio de Plaza conducido por la policía para pasar la noche detenido en la comisaria. Pero cuando hizo el paseillo al día siguiente junto a sus compañeros, el publico le recibió con un a gran ovación teniendo que salir al tercio para saludar. Con este ambiente comenzó la corrida y se pudo ver a un "Curro" completamente desconocido, pues generalmente este torero nunca ha hecho alardes de valor ya que de esto ha andado siempre muy justito, pero todo lo justo que ha andado de valor le ha sobrado de "Arte" con letras mayúsculas, y esa tarde no se canso de torear, fueron unas Verónicas verdaderamanet sensuales, con esa elegancia y ese "Duende" que solo tienen los elegidos, para después torear con la muleta con ese señorío que tiene este torero, tan admirado y odiado al mismo tiempo. Sus compañeros de terna, no se quedaron atrás y tanto Diego Puerta como Paco Camino, cortaron los mismos trofeos que Curro Romero es decir. dos orejas cada uno saliendo los tres por la Puerta Grande. Yo estube alli para contarlo.