AL FONDO LA CATEDRAL

palentina

lunes, 29 de junio de 2009

NO HAY ENEMIGO PEQUEÑO



En el deporte, como en todos los órdenes de la vida, no hay enemigo pequeño, ya que en cualquier momento puede saltar la sorpresa y dar al traste con todo un mundo de ilusiones. En el campeonato de la copa de Confederaciones que se esta celebrando en Sudáfrica, España que lleva una trayectoria impecable, se constituía en una de las selecciones favoritas para llevarse el triunfo final. Ya en los cuartos de la final, le había tocado jugar con una selección que parecía la más asequible para pasar a la final, la selección de los EE. UU, de América, que en teoría era una de las más fáciles, pero solo en teoría, ya en la realidad todo fue muy diferente pues los americanos derrotaron a nuestra selección con cierta facilidad ganadores por dos a cero. España no jugo su mejor partido fundamentalmente en la primera parte, ya que en la segundo mejoró mucho y solo la mala fortuna y la gran actuación del portero y la defensa de los americanos, impidieron que España se llevara el gato al agua. De cualquier manera el triunfo de la selección americana fue inapelable ganando con toda justicia, pues jugo muy bien en defensa y jugando al contraataque con una rapidez endiablada
hizo el segundo gol a España cuando mejor estaban jugando los españoles. Ya en el partido de consolación pare el tercer y cuarto puesto la selección Española gano a la anfitriona Sudáfrica por tres goles a dos en un partido malo y sin mas emoción que el resultado final, lo mejor los cinco momentos finales donde se resolvió el partido.
Dani Guiza que con Silva relevaron a Villa y a Torres, fue el que encandilo el partido marcando dos goles y Xavi Alonso pondría el punto final al marcar el tercero. No me gusto la selección española que quizás había perdido la ilusión de llegar a la final, que le había arrebatado los EE. UU, y les había tocado la moral de tal manera que se dejo sentir en su juego.

sábado, 13 de junio de 2009

SEGUNDO TORNADO

Hoy como todos los días desde que el tiempo se ha decidido a portarse como corresponde a la fecha de mediados de junio en que nos encontramos, a la salida del sol me encamino a mi paseo matinal para mantenerme en forma y, al llegar a la zona del Polideportivo de San Antonio, mi sorpresa es que se encuentra completamente limpia y sin la huella del “Botellón” ¿Qué habrá pasado? me pregunto. Sigo caminando mientras hago conjeturas de la situación y un poco más adelante me encuentro con la respuesta: es que por el momento han cambiado de sitio y al llegar a la altura de la parada del autobús que hay antes del puente de la estación de ferrocarril, el paso del “Tornado” aparece con toda con toda su crudeza. En estos días se celebra la fiesta de San Antonio y aprovechando de que la Iglesia esta rodeada de un maravilloso jardín, pues que mejor lugar para celebrar este “evento” entre los hermosos pinos. Yo que soy un poco aficionado a la fotografía, he sentido no llevar la maquina digital para con ella haber inmortalizado el panorama que ofrecía la zona. Aunque verdaderamente pienso que será inútil denunciar este “acontecimiento” ya que creo que las autoridades no lo pueden evitar, pero al menos publicando algunas fotos, los vecinos de la ciudad, podían ver lo que ocurre todos los fines de semana y fiestas de guardar, ya que muchos de ellos cuando se levantan estas zonas por donde ha pasado la”tormenta” ya han sido limpiadas por los servidos municipales y se pierden el “gran” espectáculo que ofrece los residuos de la fiesta del “Botellón.” Esto que escribo lo hago sin ánimo de que mejore la situación, más bien con la resignación de no poder evitarlo, ya que esta “enfermedad” se ha apoderado de todos los municipios de España, donde los jóvenes de la actualidad campan a su antojo disfrutando de su manera d e divertirse.

lunes, 1 de junio de 2009

EL PASO DEL TORNADO


Desde que el mundo es mundo, los jóvenes han cometido actos casi siempre relacionados con las bebidas alcohólicas que desde la edad madura no se han comprendido muy bien; pero a diferencia de los jóvenes de ahora, los de antes que yo recuerde, solo nos dedicábamos a beber en las fechas muy señaladas como las fiestas del pueblo, el día de noche vieja, y algunos días mas como el día de los “quintos” etec. Pero, en cualquier caso, nos poníamos “morados” y hacíamos el “bestia”, siempre sin meternos con nadie ni con nada, siempre respetábamos las cosas y bienes públicos. Ahora que uno ya es mayor y ve las cosas desde otra perspectiva, se da cuenta de la gran diferencia que hay entre esta juventud y la nuestra, salvando de estos “energúmenos” a una gran porcentaje de jóvenes verdaderamente extraordinarias que hay en nuestra sociedad. Esta misma mañana, yo, como casi todos los días a las ocho de la mañana, salía de la ciudad de Ávila para hacer unos cuantos Km, andando y así tratar de mantenerme lo más posible en forma a pesar de que los años nunca perdonan. Bien, pues al pasar por el sitio del Parque de San Antonio, junto al Polideportivo, he podido comprobar el destrozo que hacen todos los fines de semana y fiestas de guardar, estos jóvenes de hoy, con esa historia que se han inventado con “El Botelon” y no sabemos si es solamente por ingerir alcohol u otras sustancias aun mas peligrosas. El aspecto que ofrece todos los fines de semana esta o cualquier otra parte donde se desarrolla la fiesta de “El Botellón” es verdaderamente desolador, como lo que deja el paso de un “Tornado” donde se tienen que emplear a fondo los servicios municipales para poder adecentar toda la zona que, queda llena de botellas esparcidas por todas partes, así como bolsas, bancos caídos, señales de trafico rotas, las aceras de los comercios próximos llenas de “vomitonas” y otras suciedades derribadas de sus necesidades fisiológicas.

Verdaderamente penoso.