AL FONDO LA CATEDRAL

palentina

martes, 24 de noviembre de 2009

A FAVOR DE LA HUELGA

Ayer se han manifestado en Madrid los agricultores y los ganaderos, que junto con los Sindicatos Agrarios han recorrido las calles de la capital de España hasta llegar al Ministerio de Agricultura, donde han querido dejar constancia de sus quejas. Es verdaderamente lamentable el estado tanto de los agricultores como los ganaderos, que pasan uno de los peores momentos ya, que aunque han tenido muchas ayudas y subvenciones para modernizar sus explotaciones, no es menos cierto que han tenido que hacer un gran esfuerzo añadido para conseguir esta modernización. Hay tal desfase entre los precios que valen en origen sus productos, (que son los que ellos cobran) y los que paga el consumidor que es difícil entender como, un Kg. de patas se paga en origen a cinco céntimos, mientras que en el mercado vale ochenta céntimos. (Ayer las compre yo a ese precio) Evidentemente no solo son las patas, sino que esto ocurre con todos los productos. Tanto los agricultores como los ganaderos están produciendo muy por debajo de los costes de producción, y en esta situación creo que el gobierno de España no puede mirar para otro lado. Con la situación actual la población tanto de agricultores como de ganaderos se esta quedando sin jóvenes que quieran seguir explotando las tierras y granjas de sus mayores. Ellos saben que se hipotecarían de por vida y prefieren dedicarse a otra cosa en la que no tengan que invertir tanto dinero. Conozco el campo y sus problemas y he paso por situaciones muy complejas, pero creo que ninguna ha sido tan dura como la que viven los agricultores y ganaderos de hoy. Por otra parte la política de subvenciones no hace nada más que poner mala fama a los agricultores y ganaderos, que desde otras instancias se les critica diciendo que no se conforman con nada y que tienen subvenciones por todo. Estas subvenciones en la mayoría de los casos, no van a parar a los agricultores y ganaderos a “titulo principal” sino que se las llevan los grandes latifundios que ni siquiera cultivan sus tierras. Creo que el gobierno tomara nota de esta situación, y pondrá algún remedio, pues España es eminentemente agrícola y ganadera, y por otra parte es una fuente de riqueza imprescindible de la cual viven muchas personas