AL FONDO LA CATEDRAL

palentina

martes, 2 de septiembre de 2008

A Francisco Rivera Ordoñez

El domingo 17 de agosto, fue el día elegido por Francisco Rivera Ordoñez para encerrarse en la plaza de toros de Estepona(Malaga) con seis toros y, celebrar asi su corrida de toros numero mil. No pudo elegir mejor plaza para celebrar este evento. Su abuelo Antonio Ordoñez, fue el primer empresario de esta plaza y, el cartel de inauguración lo componían, su tio abuelo Luis Miguel "Dominguin", su padre Francisco Rivera "Paquirri" y Miguel Mateo Miguelin. Siempre he sentido cierta debilidad por este torero que desde muy joven ha tenido la responsabilidad de ejercer como patriarca de toda su familia, y lo ha hecho(creo yo) de un modo ejemplar. Esta tarde ha sabido rodearse de un gran ambiente de fiesta y de alguno de sus familiares como su hermano Cayetano al cual le ha brindado la muerte de uno de los toros y de su hija(la niña de sus hojos) a la que brindo la muerte del ultimo de sus toros al cual le cortó la dos oreja y el rabo. Rivera Ordoñez estuvo toda la tarde valiente y torero, se sintio en todo momento muy agusto y toreó creo yo como se debe torear una corrida de seis toros, sin prisa y sin prolongar la faena mas de lo debido, estuvo elegante y variado, sobrio y elegante en la Veronicas como su abuelo Antonio Ordoñez, estuvo muy acertado y artista con la banderillas como su padre Francisco Rivera"Paquirri" y dio unas largas cambiadas como solía hacer su padre y su tio Luis Miguel "Dominguin", tres generaciones de toreros pero de las que hacen historia. En el primer toro cortó una oreja, dos en el segundo, el tercero cuarto y quinto se fueron sin desorejar.Y llegó el sexto, en este se volco Francisco Rivero Ordoñez. Nadie o muy pocos sabian que su hija se encontraba entre el publico, cuando Rivera Ordoñez coge la muleta y busca en los tendidos para brindar, aparece la niña, y con un salero impropio de su edad, coge la montera que le tira su padre y saluda entre una gran ovación. En este toro se entregó totalmente Rivera Ordoñez, se lo llevó a los medios y allí no se canso de dar le pases por la derecha y por la izqierda. Se encontraba agusto y así redondeó una faena que tras dar una gran estocada le valió las dos orejas y el rabo. Fue entonces cuando su hija bajando de los tendidos con la montera en la mano , dio la vuelta al ruedo acompañando a su padre entre una gran ovacion, con el publico puesto en pie. A todo esto la tarde estuvo acompañada con los mejores "cantaores" de flamenco de andalucia. Fue una tarde que nunca olvidara Francisco Rivera Ordoñez. Yo desde aqui quiero felicitarle ¡Felicidades Torero!

No hay comentarios: