AL FONDO LA CATEDRAL

palentina

viernes, 22 de mayo de 2009

MORANTE DE LA PUEBLA


EL DUENDE DE LA VERONICA

En la plaza de toros de las Ventas de Madrid, desde ayer s 21/5 /09, se debería de anotar en letras de oro el nombre Morante de la Puebla, que realizo una faena al cuarto de la tarde de esas que, cualquier buen aficionado no olvidara nunca por muchos años que viva. La corrida que había despertado una gran expectación colocándose el cartel de “no hay billetes” ya que el cartel lo componían nada menos que los dos triunfadores de la feria de Sevilla recientemente terminada, Morante de la Puebla y José Mari Manzanares junto con Rubén Pinar que tomaba la alternativa, transcurría con mas pena que gloria ya que los toros que había enviado Jun Pedro Domecq no ofrecieron nada de facilidades ni a los toreros ni al gran publico que con sus protestas consiguió con justicia que devolvieran dos de ellos a los corrales. Pero salio el cuarto de la tarde y se enamoro del capote que le ofrecía Morante de la Puebla y cambio el rumbo de la corrida. Uno que ya es mayorcito y ha visto muchas corridas de toros principalmente en Las Ventas, creo que no he visto torear con el capote mejor que lo hizo ayer Morante, fueron unas Verónicas, al menos cuatro que duraron una eternidad, donde el artista se recreo cargando la suerte, jugando las muñecas y la cintura con ese “duende” especial que solo tienen los elegidos. Hubo una media verónica con los pies juntos de “ensueño” hubo chicuelinas que enamoraron al gran publico, que puesto en pie no dejaba de jalear al gran torero. Comenzó la suerte de la muleta de la misma manera que lo había hecho con el capote, con unos derechazos de esos que duran, y duran, y duran, lentos muy lentos y largos que parecía que nunca iban a terminar, nunca he visto torear tan despacio y con tanto gusto. Creo que quien mas disfruto fue el propio Morante el cual llego a emocionarse. Llego la hora de matar y no tubo toda la suerte ya que pincho antes de agarrar la estocada. Le concedieron una oreja. Lo de la oreja es lo de menos para mi, la faena de ayer valía mas de cuatro. José Maria Manzanares no tuvo suerte con su lote aunque puso empeño, lo mejor una gran estocada al quinto de la tarde. Rubén Pinar pasó poco menos que inadvertido. Lo importante lo verdaderamente importante lo había hecho Morante de la Puebla, creo que su faena de ayer al cuarto de la tarde quedara gravada con letras de oro en la historia de la plaza de toros de Las Ventad de Madrid.


¡¡¡Felicidades TORERO!!!

No hay comentarios: