AL FONDO LA CATEDRAL

palentina

domingo, 12 de octubre de 2008

LOS CUATRO POSTES

En el corte sinuoso de una colina, extramuros de la ciudad de Ávila, se destacan cuatro esbeltas columnas románicas. Se encuentran coronadas por blasonadas cornisas que ostentan esculpidos en su granito los escudos de armas de Ávila. En su centro una cruz de piedra, al igual que esas cruces de termino sembradas por toda Castilla, para gravar en el alma el recuerdo perpetuo de la pasión del Señor. Cuando el sol se retira lento hacia su ocaso, después de encender el cielo con luces cegadoras que el río Adaja devuelve en chispas de oro se ven auroleados “Los cuatro Postes” por el tinte rojo del crepúsculo, haciendo de este relicario del arte un cuadro de infinita belleza. Bordeando este promontorio, se tienden las calzadas romanas, sus piedras contemplan momentos emotivos. Ante sus columnas pasó un triste día de noviembre el fúnebre cortejo que traía los restos del Príncipe D. Juan. Junto a su cruz, dio Teresa su último adiós a su cuna al intentar huir a “tierra de moros”
Se llama Avilés en esta tierra el que mas hábil- es para la guerra.

2 comentarios:

imaginacion dijo...

Muy bonita la foto de los cuatro postes ; y sobre tu comentario, me has dejado sin palabras de la forma que lo has redactado considero que es de un nivel, muy superior al mio y no encuentro frases para rebatirlo; asi que muy bien ya veo que todo esto nos sirve para de esta forma poder mejorar nuestra expresion.

filomeno2006 dijo...

Lugar de hematosis perfecta