AL FONDO LA CATEDRAL

palentina

lunes, 28 de diciembre de 2009

EL AÑO 2009 UN MAL AÑO

Cuando termina cada año es hora de hacer balances y repasar lo que ha sido, y este que esta en su fase final, no se puede decir que haya sido muy bueno; más bien al contrario. En él ha habido de todo, pero ha sido mas intenso lo malo que lo bueno por ello nos vamos a fijar mas en esto ultimo. Ha habido muchas cosas que han sido malas para todos los españoles, pero fundamentalmente el desplome de la economía nos ha dejado a todos con la boca abierta y sin saber como vamos a salir es esta situación que cada dia nos oprime mas y mas. Cada dia aumenta mas el paro en todos los sectores productivos, tanto en la industria, y el turismo como en la agricultura y no se ve manera de poner remedio a esta sangría de parados, las pequeñas y medinas empresas están cerrando de manera generalizada y la que aguanta esta con el “agua al cuello” y no digamos los Autónomos los cuales ven como agonizan sus pequeños negocios. La situación en los pueblos pequeños y de zonas rurales, que como es sabido viven en su mayoría de la agricultura y la ganadería pasan por momentos dificilísimos, ya que sus productos los están vendiendo en la mayoría de los casos por debajo del costo de producción. Creo que hemos pasado las Navidades más austeras de los últimos cincuenta años, eso es un hecho que se ve en la calle. Desde la terraza de mi casa se ve un carrusel de caballitos del “Tio vivo” que se pasa las horas dando vueltas y, mas vueltas sin que se vea que acudan los niños con sus padres como en años anteriores para disfrutar de sus fiestas y vacaciones. Los comercios a los que a mi me gusta observar cuando voy por las calles de la ciudad, los encuentro siempre vacíos y sus comerciantes con cara de aburridos, ya que sus clientes se lo piensan dos veces antes de entrar para hacer alguna compra. En la mayoría de las calles más comerciales se encuentran cerca de la mitad de sus locales con letreros que indican que se alquilan o venden. Sin embargo, cada vez que hay puentes o fines de semana que se prolongan un poco más que lo normal, las carreteras de las grandes ciudades se ven invadidas de coches que salen para pasar unos días fuera de la ciudad. Pero no nos engañemos, esos solo son unos pocos afortunados que disponen de un buen puesto de trabajo como los funcionarios, los cuales lo tiene mas fácil ahora ya que la mayoría de los productos han bajado de precio mientras su sueldo al menos se mantiene. No quisiera ser tan pesimista, pero es lo que hay, y no se puede decir otra cosa. Esperemos que el Año Nuevo nos traiga alguna luz obre este túnel que ya nos va pareciendo demasiado largo.

No hay comentarios: