AL FONDO LA CATEDRAL

palentina

miércoles, 17 de agosto de 2011

JORNADAS MUNDIALES DE LA JUVENTUD



En estos días las calles ciudades y pueblos de toda España están llenas de jóvenes que, procedentes de todas las partes del mundo han venido en prergrinsaje para participar en las JMJ que inaugurara en Madrid el jueves el Papa Benedicto XVI. En tiempos tan dificiles como los que nos han tocado vivir, es edificante ver caminar a estos jóvenes siempre con una sonrrisa en los labios cantando y habidos de conocer todo aquello que de valor tienen nuestras ciudades. Su comportamiento es verdaderamente extraordinario; con que respeto, orden y educción se comportan. En ciudades pequeñas como es el caso de Avila, estos jóvenes han llenado las calles de luz y de color; son mas de cuatro mil los que han pasado por aquí. Procedentes de varias Comunidades Autónomas como Canarias Andalucia o Madrid y de diferentes países como Italia, Croacia, Ruamania, Portugal, Angola. estos peregrinos han realizado un alto en el camino hacia el encuentro Católico que se celebra el martes en la capital de España para participar en la iniciativa que tiene como objetivo acercarse a la figura de Santa Teresa de Jesus. Muchos de estos jóvenes han aprovechado para visitar algunos monumentos de la mística abulense, el convento de San Jose y la Santa, o el monasterio de la Encarnación y conocer la figura de Santa Teresa de Jesus y San Juan de la Cruz. Después de descansar de la hora del almuerzo, por la tarde los peregrinos asistieron a una misa celebrada al aire libre en el lienzo norte de la muralla, para después asistir a un concierto. En todos los sitios por donde han pasado ha reinado el orden de tal manera que habiendo celebrado los almuerzos en los jardines al aire libre lo han dejado totalmente limpio, ni un residuo, ni un bolsa de plástico, ni un papel.que diferencia con otras acampadas y maifestaciones que tenemos casi todos los días, que lo dejan todo como si hubiera pasado un tornado, lleno de bolsas, suciedad e incluso excrementos.

6 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

A mi me emociona ver a esos jóvenes venidos deesde todos los rincones del mundo llenos de ilusión,de amor y henchidos de fe.
No todo está perdido, viéndolos a ellos portar la llama y el estandarte de la esperanza.

imaginacion dijo...

Pues si; es francamente emocionante ver a esas cuadrillas de jovenes pasear por nuestras calles con alegria pero con todo el respeto de que son merecedores.
Yo tuve la suerte de estar en la celebracion de la Eucaristia que se celebro el Lunes al abrigo de la muralla, y eso fue algo emocionante ver tanta gente en el mas extricto silencio.
Tengo que felicitar a la organizacion, por que no pudo ser mas perfeta.
Una vez terminada la omilia, todo el mundo desaparecio con el mismo respeto que aparecieron paulatinamente al inicio de la misma.
En medio de estos tiempos tan revueltos, es esperanzador ver estos comportamientos. Esto nos indica, que todo no esta perdido.
Espero que la visita de SU SANTidad EL PAPA, sirva a mas de uno para hacernos reflexionar.

el burladero dijo...

Natalia,- En efecto es emocinante ver a estos jovenes con una algria desbordante y una fe inquebrantable. Ciertamente viendo a estos jovenes uno piensa que todo no esta perdido.- Saludos blogueros

el burladero dijo...

Imaginacion. Gracias por tu cometario, como casi siempre coincidimos en muchas cosas y en esta no podiaz ser d e otra manera, los jovenes es el futuro y viendo lo que hemos visto estos dias en Avila podemos pensar que nada esta perdido y que como dijo el peta se hace camino al nadar, y esta juventud seguro que hara camino.- Saludos blogueros

Candela dijo...

Son un soplo de aire fresco frente a tanta zafiedad y miseria moral, son el auténtico futuro y contagian alegría por donde pasan ¿Se puede pedir más?

Les une la fe y la esperanza, viendolos te das cuenta de que no está todo perdido. Espero que hoy hayan pasado un feliz día,los recordaremos con cariño.

Además, hacía mucha falta esta visita del Santo Padre. Que nos de fuerza y ánimo para seguir luchando por un mundo mejor para nuestros hijos.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Viví esos días en Madrid. Cantidades ingentes de peregrinos, mayoritariamente jóvenes, poblaron la capital de emociones, color y ejemplos: respeto, alegría, esperanza, comportamiento ético...
Demostraron a chichos y grandes que el mundo no está perdido, que aún hay caminos de salvación. Sólo basta abrir los ojos y ver quienes tienen posibilidades para ello. Desde luego no los que vieron en estas JMJ un estipendio culpable de los males que padecemos. Nada de eso. Todo lo contrario. Sólo mentes abiertas y solidarias, como las de los jóvenes que nos visitaron, pueden hallar soluciones a problemas hasta ahora irresolubles.

Saludos para todos.