AL FONDO LA CATEDRAL

palentina

lunes, 5 de septiembre de 2011

TIEMPOS DFICILES

Verdaeramente son tiempos dificiles los que estamos viviendo y lo que es aun peor,es que los que nos esperan no parec que vallan a ser mucho mejores, quisiera ser mas optimista y mas positivo, pero viendo la situacion actual que nos encontramos, no puedo. En estos momentos se devate la reforma de la Constitución con el fin de poner orden en el gasto de las Autonomías, y yo me pregunto ¿servirá para algo esta reforma? Si en este país no se respetan las leyes mas elementales ¿quien me dice a mi que las Autonomías vallan a respetar el techo de gasto? Se están violando las leyes todos los días y nadie dice nada, en el País Vasco y Cataluña la bandera nacional brilla por su ausencia, en Cataluña no se enseña el Castellano en los Colegios, se están ocupando las calles y plazas sin permiso de nadie, todos los días hay manifestaciones fuera de la ley y nadie dice nada,lo que solo hace unos años era un honor, hoy esta mal visto, se esta discriminando la Iglesia Católica tradicionalmente tan arraigada en España ¿Es este el progreso que quieren los españoles? Se esta sembrando el odio entre unos y otros por causas que ya parecía que estaban olvidadas, esta protegido por ley el crimen del aborto.Mientras todo esto ocurre, estamos metidos en una crisis económica de la cual parece que nadie se ocupa, ni siquiera los Sindicatos, a los que parece que los cinco millones de parados no les interesa. Ahora estamos metidos ya elecciones las cuales parece que se presentan (según todas las encuestas) favorables al PP, que si llega a la Moncloa se va a encontrar una situación dificilisima, y desde ahora hasta que llegue el momento de votar, nos espera un Otoño caliente con manifestaciones todos los días, unos días serán los Sindicatos, otros el 15m y toda la izquierda radical va a estar movilizada, por todo ello y por muchas cosas mas, no se puede ser optimista. Solo en unos años se ha perdido el respeto, la educación, la ética, la moral, y la satisfacción del trabajo bien hecho y el deber cumplido. Esperemos que el gobierno que salga de las urnas sea capaz de poner orden en este desconcierto, aunque todo hace pensar que sera muy difícil.

4 comentarios:

Candela dijo...

Aunque solo sea por ver la mala bilis de los nacionalistas, ya vale la pena la reforma.

Si Rajoy hyace como Cospedal, los sindicatos rabiarán aún más. La calle ya no está con ellos, que chillen todo lo que quieran. Ahora lo que me gustaría ver es una carguita contra "los indignantes" y código civil en mano, como con el kale borroca..A pagar lo que destrocen.

José Antonio del Pozo dijo...

pero que muy dificiles y complicados, y en nuestro país atiborrados de conflictos pendientes y nunca cerrados, penoso. Buen texto.
saludos blogueros

Natalia Pastor dijo...

Ese es el drama real; que el incumplimiento de la ley en este país -según para quién y cómo-, sale completamente gratis.
Todo tiene su antecedente inmediato en la dejación de deberes y funciones de Rubalcaba como Ministro del Interior cuando los perroflautas tomaron Sol.
De esos polvos vienen estos lodos.
Y más que vendrán...

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Lo que nos está pasando es causa más que suficiente para estar indignados. Lo estamos. Sin embargo, los mismos destinatarios de nuestra indignación nos han vuelto a ganar la partida: han contaminado la iniciativa del 15M. A la indignación inicial, suscitada por las malas artes de los políticos, sus desmanes, sus abusos, sus ineficacias... llegaron, y se mezclaron, los indignados del trinque, los que no van a seguir chupando del bote después de que la indignación de los votos den la vuelta a la tortilla y se les acabe el enchufe y la paguita oficial. Lo malo es que, con las leyes que nos damos, los que entren en el corral de los leones podrán seguir haciendo lo mismo. El remedio está en nuestras manos. Lo estuvo y no supimos articular adecuadamente los primeros gritos de ¡basta! Ahora nos espera un nuevo trabajo: separar el grano de la paja, apartar la fruta podrida de la sana, y luego poner toda la carne en el asador para echársela a las fieras corruptas. Habrá que empezar por los que no han sabido sacar la zorra del centeno; que son, ni más ni menos, los zorros que no dicen lo que saben y, encima, no saben lo que dicen.

Esto necesita un vuelco total. Pacífico ¡eh! Para empezar, habría que hacerlo por la educación, y para eso necesitamos también a los políticos, claro que sí, pero es una labor que empieza en la familia. Los padres debemos tenerlo presente. Algunos se están olvidando de ello, permiten todo al nene o a la nena: que pisen jardines, que hagan botellones, que paseen al perrito por cualquier sitio, que monten fiestas en casa sin pensar en las molestias que producen a los vecinos, que escupan en la calle, que pisoteen los asientos del transporte público, que no se sometan a las normas escolares... Esas prácticas, que no parecen tan graves, dejan marcas que vemos con frecuencia cuando crecen: son los propios padres quienes recurren a la policía, a esa que despreciamos y hasta insultamos, para que les quiten la carga de encima, carga de violencia, de vicios, de falta de respeto..., y se la guarden unos días en cualquier troje. ¡Lo que hay que ver! Y lo peor, lo que seguiremos viendo.

Saludos para todos.

Alejandro