AL FONDO LA CATEDRAL

palentina

jueves, 3 de enero de 2013

CON ENTUSIASMO


Después de haber pasado la Navidades más austeras que se recuerdan, comenzamos la cuesta de Enero como siempre con subida de la luz el gasóleo   y de más servicios, y si siempre ha sido muy dura esta subida este año se hace mucho más dura. Todas las subidas se deben de afrontar con ánimo, ímpetu, energía y entusiasmo, pero mucho me temo que todos estos valores están ya muy desgastados y casi no nos queda fuerza para tomar esta subida con decisión, el panorama no es el más adecuado para el entusiasmo, los recortes y el paro han hecho una brecha  muy honda en la sociedad y el desanimo se ha apoderado de todos. Por otra parte los Nacionalistas catalanes  que siguen insistiendo en su  referéndum para la independencia, no es el mejor camino para ayudar a salir de esta insistente crisis que, debemos acometer todos y entre todos  y de esta manera será la única  que pueda ayudar a conseguir el camino para terminar con ella. Los Nacionalistas hoy están en movimiento y si hace unos meses era lo catalanes hoy también Los vascos empiezan a mover ficha y ya están dando guerra con las banderas, y mucho me temo que quieran seguir los pasos de los catalanes y si la unión hace la fuerza la división hace estragos. Uno no quiere ser pesimista pero el panorama no es el más propicio para el optimismo, uno pasa por la calle y mira las tiendas y se las encuentra vacías y cada día se ven más comercios cerrados por mucho que anuncien rebajas y más rebajas el mercado no se anima. Nos quedan unos meses muy duros, esperemos que ya para la primavera al menos haya pasado en invierno y con el  frio, y podamos sentirnos más optimistas, todo hace pensar que para el segundo semestre de este año 2.013 puede empezar a verse algo de luz en el túnel de la crisis, pero hasta entonces aun queda un camino muy largo.

2 comentarios:

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Tienes razón, querido amigo, en todo lo que dices. Nos enfrentamos a una cuesta dura, porque es larga y empinada y porque -como escribes- las fuerzas se van agotando y la confianza y las ganas de empujar, igual que el entusiasmo que hemos tenido siempre los españoles para seguir adelante. Todo se evapora. Ahora, seguir da cada vez más miedo, pues nada garantiza que tras dar un paso más nos encontraremos con el precipicio. No será así, pero nadie ofrece garantías de lo contrario. Tampoco es garantía el independentismo, y menos ahora. Para salir de este pozo nos necesitamos unos a otros. Separados no conseguiremos nada.

Que, como dices, cuando llegue el verano empecemos a ver luz en tanta oscuridad.

Abrazos.

Natalia Pastor dijo...

Feliz año antes que nada.
Puestos en harina, es evidente que Rajoy confunde "serenidad" con laxitud.

Y un órdago secesionista como el que plantea Mas, no se puede afrontar desde esa posición contemplativa.
Más que nada, por que la política de hechos consumados,obligará a Rajoy a tomar decisiones aún más traumáticas.