AL FONDO LA CATEDRAL

palentina

miércoles, 7 de marzo de 2012

LA TORTILLA SIN PATATAS



Verdaderamente atravesamos por  momentos difíciles  y padecemos una crisis muy grave, en eso todos estamos de acuerdo, pero para crisis es la que algunos les toco vivir allá por los años cuarenta del siglo pasado y que duraría mucho mas de una década. Recién salidos de la Guerra civil más espantosa que uno pueda imaginarse se llego tener la Cartilla de Racionamiento para calmar en alguna medida el hambre, estaban racionados los productos de alimentación más elementales, tales como el aceite, el azúcar, el arroz, el pan, la judías y lentejas, y hasta el tabaco. Esta Cartilla Racionamiento se estableció en el año 1.939 y duraría hasta el año de 1.952. Si había algún producto de alimentación fuera de ese control que ejercía el gobierno, se vendía de estraperlo a precio de oro, y estas personas tenían el riesgo de ser encarceladas, la leche era uno de los bienes más preciados, en un país que libraba una batalla contra el hambre y el aislamiento que dejaron las balas. Aquellas amas de casa extraordinarias y modélicas inventaron la tortilla sin patatas, que se hacía con la parte que hay entre la cascara de naranja y los gajos, se ponía en remojo a modo de patata, los huevos eran de una mezcla de harina y agua, bicarbonato, aceite, sal y colorante que le daba un color parecido al huevo. Estaba intervenida la producción de cereales, el estraperlo se había implantado de tal manera que los agricultores se veían obligados a guardar los sacos de trigo en los pajares enterrados entre la paja. Por entonces no había ni empleo y mucho menos protección para los parados, ni pensiones, ni subvenciones ni Seguridad Social. Pero lo que sí que había era unas ganas tremendas de trabajar y de superar la situación que era verdaderamente dramática. Si ahora en la crisis actual se pusiera esas ganas de trabajar y ese entusiasmo y fuéramos más solidarios, podíamos salir de este cris sin llegar a armar tanto ruido.

2 comentarios:

Helio dijo...

No conocí las penurias de los años 40 pero si las de los 50, aun había mucha hambre en España.
Estoy de acuerdo que si ahora se pusiera el entusiasmo de entonces, saldríamos de esta crisis sin mayores consecuencias, lo que ocurre es que antes y después de aquella guerra, había mucha miseria en España; ahora los españoles estamos acostumbrados a un nivel de vida que no tiene nada que ver con el de aquella época, es duro y difícil retroceder.
Un saludo.

el burladero dijo...

No es comparable en ningún sentido la situación actual con aquella época. Pero si estuviéramos tan unidos todos en tirar del "carro" como entonces, seria mucho mas fácil de esta situación. Sin embargo estos políticos que tenemos cada uno tira para un lado y no les importa nada la defensa del bien común.
Saludos cordiales amigo