AL FONDO LA CATEDRAL

palentina

miércoles, 26 de noviembre de 2008

La coschadora

La agricultura y el mundo rural- III

Paralelamente a todo lo que he descrito anteriormente iba la agricultura que se encontraba inmersa en el más absoluto de los olvidos, con aperos de labor verdaderamente primitivos. Desde el arado romano hasta el calzado que utilizaban los labradores para hacer las faenas propias de su oficio. Fueron tiempos muy difíciles, el trabajo era agotador, en el campo no había horario, de manera especial en verano la jornada empezaba a las cinco las seis de la mañana y terminaba siempre de noche. Como he comentado, yo había nacido en el seno de una familia de agricultores y éramos cinco hermanos, cuatro varones y una hembra y además, teníamos con nosotros como un hermano mas a un sobrino de mi madre a el cual lo había criado mi madre desde muy pequeñito.
Con este componente de varones teníamos un potencial humano muy importante para desarrollar las labores propias de una pequeña labranza, que dirigidos por mi padre, que en todo fue un hombre ejemplar y un agricultor que siempre se sintió orgulloso de serlo, y fue considerado por todo el que lo conocía como uno de los mejores de la comarca, fuimos capaces de ir día a día mejorando la situación. Por entonces todos los pueblos de Castilla vivíamos exclusivamente de la agricultura, y la gran mayoría de sus gentes tenia alguna propiedad, unos un poco mas grade y otros un poco mas pequeña, pèro todos cultivábamos la tierra con una ilusión, un esfuerzo y sacrificio dignos de todo elogio.
El trabajo con el arado romano, era muy duro, ya que había momentos en que la sequía ponía el suelo muy duro en época de sementera y para cubrir la semilla, no teníamos más remedio que intentar clavar el arado a base del esfuerzo físico del labrador, que volcado en el arado cargaba todo el peso de su cuerpo sobre el arado, con lo cual conseguíamos al menos cubrir la semilla. El arado era tirado por “yuntas o parejas” de animales, unas veces eran de bueyes y de vacas y otras eran de mulas, también las he conocido de “burros” e incluso, he conocido una pareja que estaba compuesta con un “burro” y una vaca.

No hay comentarios: