AL FONDO LA CATEDRAL

palentina

miércoles, 26 de noviembre de 2008

La trilla con caballerias

La agricultura y el mundo rural-II


Decía anteriormente, que la situación variaba según en el sitio en que habías nacido, ya que las zonas donde se producían los cereales, teníamos cubiertas las necesidades mas perentorias de alimentación gracias a estos productos, que en aquellos años llegaron a alcanzar precios de escándalo para la época, de manera especial el trigo. A mi pueblo como a otros del entorno, llegaban gentes de los pueblos más desfavorecidos por su situación geográfica que generalmente eran los pueblos de la Sierra, donde no existía la agricultura y por lo tanto no tenían trigo. Estos llegaban a los pueblos del Valle de Ambles por las noches a la una o las dos de la mañana con sus caballerías, generalmente mulas, en las cuales cargaban los costales de trigo que nos compraban a unos precios verdaderamente desmesurados. Todo este episodio tenía todos los riesgos que siempre ha tenido el “estraperlo.”En mi pueblo había Cuartel de la Guardia Civil, y como siempre este colectivo se ha destacado por ser fiel a su servicio y siempre estaba vigilante a estos movimientos, pero no teníamos mas remedio que el de pasar por este riesgo, ya que era la única manera de sacar algún dinerillo para cubrir las grañidísimas necesidades que teníamos.
En los años siguientes se fue mejorando poco a poco la situación, de una manera muy lenta, fue llegando la luz eléctrica a los pueblos y progresivamente se fueron incorporando los primeros receptores de Radio, con lo cual se empezaba a tener contacto con las noticias, que como todos sabemos eran bastante limitadas, pero gracias a estas noticias empezábamos a conocer el mundo del deporte, que prendió en nosotros como la pólvora, de manera especial el Fútbol. En el caso concreto mío y de mi hermano el más pequeño, fuimos muy aficionados a este deporte y jugábamos bastante bien. Ya por el año 1.950 se jugaba el campeonato de mundo en Brasil, en el cual participaba España. En mi pueblo no había nada mas que un aparato de Radio, el cual era de un tío mió, hermano de mi padre y allí escuchábamos la retransmisión de los partidos que, retransmitan y comentaban aquellos inolvidables locutores Matías Prat y Enrique Mariñas, los cuales nos hacían vivir las jugadas de aquellos Futbolistas que lo daban todo en el campo y que jugaban creo yo, por verdadera afición, con mas emoción y intensidad, que lo hace hoy la televisión en directo.

No hay comentarios: